Archivo de la categoría: juguetes

Viejos Tiempos: La Aventura del Volcán


Era un juego de tipo Scalextric en el que se hacían carrera de coches sobre slots, que se movían gracias a la corriente eléctrica. Los coches eran un poco más pequeños que los del propio Scalextric y lo que lo diferenciaba con este, es que el circuito traía un montón de accesorios. Recuerdo algunos como un volcán, o un puente prefabricados, que le proporcionaba al circuito subidas y bajadas bastante divertidas.

Otro accesorio era un portón que funcionaba como contador de vueltas. Podían programarse, con un máximo de 10, y cuando uno de los dos participantes las realizaba el portón se bajaba y el segundo chocaba contra él.

Como siempre, uno de los contras del dichoso juego era tener que montarlo todo cuando querías jugar. También es verdad que la opción más fácil, y la que casi siempre hacía, era montar un circuito pequeño diferente al preestablecido en el juego. No obstante guardo un buen recuerdo de este juego.

Anuncios

Los juegos de agua


Me desvirgo en esta sección de ‘Viejos tiempos’ con un artículo encontrado en Meneame sobre un juego que suponía un reto similar al de acabarse en GTA, pero en nuestros tiempos, allá por finales de los 80-principios de los 90: La maquinita de agua cuyo desafío consistía en ensartar la gran cantidad de aritos de colores en los palos disponibles (ese era el modelo estándar, aunque, como véis en la foto, hubo variantes más sofisticadas)

Juegos de agua

ASPECTOS TÉCNICOS

Muy simple. Un cacharro de plástico lleno de agua con algún tipo de circuito fijo, pincho, portería o laberinto dentro, y una serie de figuras deformes que podían moverse libremente por el agua.

Estas figuras podían ser, desde aros, que tenían que engancharse en el pincho. Balones que tenían que colarse en la portería. Peces que tenían que engancharse en un anzuelo… Pero ¿Qué misteriosa fuerza invisible hacía moverse a todas estas figuras dentro del agua?

Muy sencillo. En la parte delantera del cacharro, había un botón gordo, que al ser pulsado, provocaba una corriente ascendente que arrastraba consigo a los pequeños trozos de plástico hacia su objetivo. Los que pensabais que aquello se movía con magia, siento desilusionaros.

VENTAJAS E INCONVENIENTES DEL SISTEMA

Ventajas:

  • No necesitaba pilas.
  • No hacía falta mucha habilidad, sólo disponer de unas horas libres.
  • No influían las deformidades físicas. Con tener un sólo dedo funcional, se podía jugar.
  • No hacía falta pensar mucho ni concentrarse. Ni siquiera mirar el juego. Podías estar pulsando mientras consumías tu dosis diaria de Dragones y Mazmorras
  • Si te perdías en el desierto, te servía de cantimplora. El único problema es que el agua sabía a camarranas1, después de meses y meses dentro del cacharro.

Inconvenientes:

  • Hardware poco actualizable. Como mucho le podías cambiar el agua y agregarle algún colorante, pero poco más.
  • Mecánica de juego más simple que Espinete. Por lo tanto aburría bastante pronto.
  • Poca variedad de juegos. Eran los 80, había poca variedad de todo, excepto de peinados extraños. Pero eso, ya es otra historia.

Sacado de: http://www.retroyonkis.com/los-juegos-de-agua/

Viejos tiempos: “Meccano”


Juego de construcción Meccano

Exactamente este Meccano tuve yo cuando rondaba los 11 ó 12 años. Recuerdo perfectamente como un año los Reyes Magos me lo dejaron en casa de mi tía.

Sin lugar a duda, mi juego de construcción favorito. En la caja venían piezas de diferentes tamaños, tornillos, tuercas, llaves para apretarlos, 4 ruedas grandes, un motor, ejes, ruedas dentadas…

Con esta caja se podían fabricar 27 figuras que venían con su hoja de instrucciones, pero luego podías utilizar la imaginación y construir lo que te diera la gana. Yo recuerdo haber construido uno de los coches que viene en la caja y el helicóptero. Aunque el motor no era muy potente, os puedo asegurar que las hélices de aquel helicóptero eran poco menos que una batidora.

Llaves y motor de Meccano

He tenido muchos juguetes de pequeño, pero este es uno de esos que te deja un recuerdo especial, jugando horas y horas con todas las piezas esparcidas por el suelo, creando lo que tu habilidad te permitiera.

Es una pena que cada niño ahora tenga 3 ó 4 videoconsolas de última generación, y sus padre no le obliguen a elegir una y complementarlo con juegos de este tipo.

Aunque parezca un juego de niños, muchos adultos siguen haciendo uso del mismo, y la prueba son las megaconstrucciones que podéis encontrar en la Asociación cultural española de aficionados al Meccano.

Viejos tiempos: Autocross


Autocross

Delante de este cacharro me pasé yo mis buenas horas cuando era un guaje. Como podéis ver en la imagen, era una especie de scalextric que tenía un volante, y una palanca donde podías aumentar o disminuir la velocidad. Un día me dio por abrilo y descubrí que todo aquello que me parecía tan mágico, no era más que una barilla metálica con un imán y un motor. La función del volande era la de doblar esa barilla mediante una cuerda, que tensabas más o menos con los giros del volante. Si girabas mucho el volante el radio de la barilla era muy corto por lo que el coche circulaba por la parte central del circuito, mientras que si no tocabas el volante el coche circulaba por la parte más alejada del centro.

Viejos tiempos: “Hotel”


Hoy en “Viejos tiempos”, os traigo un juego de mesa de hace tiempo, pero creo, que aún sigo conservando en algún lado. Realmente, en su día me lo regalaron y no jugué mucho, había que montar los hoteles y no era muy de mi gusto; su nombre es: Hotel.

Hotel, un juego del estilo del Monopoly

Este juego no es más que una versión moderna en “3D” del mítico Monopoly, y lo comercializa la misma empresa, MB.

Creo que aún se sigue vendiendo, en sus versiones más modernas.

¡¡¡Nos vemos en Chinoataku!!!